ūü©łDolor Menstrual: Todo lo que necesitas saber

Puede que muchas de nosotras hayamos podido experimentar a lo largo de nuestra vida fértil, menstruaciones dolorosas. Puede incluso, que también nos explicasen que esto era algo absolutamente normal y que no debía preocuparnos…

Déjame decirte, que habitual no significa lo mismo que normal.

Para mí, la clave es esa. Es más, hay artículos dónde estiman que la dismenorrea (menstruación dolorosa) puede llegar a afectar al 45%-95% de las mujeres en edad reproductiva. Estos porcentajes, en realidad, lo que nos están indicando es que es una situación muy frecuente.

Antes de comenzar a entender qué es lo que puede causar esta dismenorrea, necesito aclararte una cosa:

La menstruación es un proceso fisiológico naturalmente inflamatorio. Por lo que puede llegar a provocar molestias, pero no dolor incapacitante.

Datos acerca de la dismenorrea o menstruación dolorosa

La dismenorrea, podría definirse como el dolor pélvico de origen ginecológico que aparece durante el sangrado menstrual o días previos.

Este dolor puede variar tanto en intensidad (llegando en ocasiones a ser incapacitante) como en localización (puede irradiar a otras zonas).

Tipos de dismenorrea

La dismenorrea se puede clasificarse en dos tipos:

Dismenorrea Primaria

Cuando hablamos de dismenorrea primaria, es frecuente que podemos pensar:

¬ŅSi no hay nada que lo est√© originando, por qu√© me duele menstruar?

Los estudios sugieren que la dismenorrea primaria, tiene relación con la liberación de prostaglandinas que aparece justo antes de comenzar nuestra fase menstrual. Estas prostaglandinas en sí, no son perjudiciales. Es más, se encargan de hacer propicio el medio para que la sangre menstrual pueda fluir con facilidad (produciendo vasodilatación, cambiando la agregabilidad plaquetaria, provocando contracciones uterinas y también realizando vasoconstricción marcada). Pero, también se ha visto que el exceso de producción estas prostaglandinas podría ser una de las causas.

El dolor que se experimenta puede llegar a sentirse como un c√≥lico, calambres, pesadez en el hipogastrio o pesadez en la regi√≥n p√ļbica. Este dolor, puede irradiarse a nivel dorsal, a muslos o al sacro. A veces, tambi√©n puede acompa√Īarse de n√°useas, dolor de cabeza, diarrea o mareos.

El diagnóstico de la dismenorrea primaria lo debe realizar siempre un Ginecólogo/a y para realizarlo, es necesario que previamente se hayan descartado todas las patologías que puedan estar relacionadas.

Dismenorrea Secundaria

Si en este proceso diagnóstico apareciera alguna alteración, entonces estaríamos hablando de dismenorrea secundaria. A veces se puede llegar a sospechar de esta, si hemos experimentado alguno o varios de los siguientes síntomas:

Si el dolor ha comenzado a partir de los 20 a los 30 a√Īos.

Si el dolor se mantiene más allá de los días de sangrado.

Si los sangrados son también abundantes o irregulares.

Si experimentas coitos dolorosos.

Si es un dolor que no mejora con analgesia.

Las causas de la dismenorrea secundaria pueden llegar a ser muy diversas:

Congénito: como la retroversión uterina.

Presencia de tejidos ectópicos: como la adenomiosis o la endometriosis.

Enfermedad inflamatoria pélvica o incluso neoplasias.

La endometriosis suele ser la principal causa de la dismenorrea secundaria.

Existen también otras patologías, como el síndrome del colon irritable o el síndrome de la vejiga dolorosa que pueden tener relación con este dolor.

Creo que es importante diferenciar si se padece una dismenorrea primaria o secundaria, ya que el tratamiento puede resultar muy distinto dependiendo el origen o su causa. Incluso hay casos en los que el dolor podr√≠a ser ‚Äúreversible‚ÄĚ.

Por √ļltimo y, para terminar, me gustar√≠a decirte que en el caso que padezcas menstruaciones dolorosas o incapacitantes, sangrado muy abundante, un exceso de inflamaci√≥n, ciclos irregulares y esto te est√° provocando malestar, no lo normalices por favor.

No, sin antes buscar el origen. No, sin ver si se puede realizar alguna cosa para potenciar tu bienestar.

Como aliviar los síntomas de la dismenorrea

La gestión del dolor menstrual es tan compleja como pueda ser tu vivencia con él. Supone un reto a muchísimos niveles, tanto físico, emocional, social incluso laboral.

Por eso quiero proporcionarte algunos recursos para poder acompa√Īarte cuando el dolor aparezca:

Descansar: En la fase menstrual solemos estar m√°s cansadas y necesitamos dormir m√°s. Darnos espacios para descansar, desconectar y dormir puede ser de ayuda para calmar el dolor menstrual.

Calor local: Puedes utilizar un saco de semillas, una bolsa de agua caliente o incluso una esterilla eléctrica. Aplícala en el vientre o en la zona lumbar. El calor ayuda a relajar la musculatura y también produce efecto analgésico.

Infusiones: Hay muchas plantas y alimentos que pueden beneficiarnos a paliar el dolor menstrual gracias a propiedades antiinflamatorias, antiespasm√≥dicas, diur√©ticas y relajantes. Algunas de ellas son el jengibre, la c√ļrcuma, la manzanilla‚Ķ (existe contraindicaci√≥n si la persona tiene sensibilidad o alergia).

Adapta tu actividad social: Quizás te parezca muy obvio, pero muchísimas veces nos forzamos a continuar con nuestra rutina (y no hablo del trabajo), hablo de pretender hacer la misma vida social y exigir a tu cuerpo rendir pese a estar menstruando con dolor. Por ello flexibiliza todo lo que puedas tu agenda.

Espero que todos estos consejos puedan darte nuevas herramientas para transitar el dolor menstrual de la mejor manera posible.

Espero pronto traerte m√°s post, mientras tanto si te apetece puedes seguirme tambi√©n en Instagram ūüėä