¿Es tu menstruación abundante?

Por suerte, cada vez estamos más concienciadas acerca de que el dolor menstrual no es normal, pero lo cierto es que no se habla lo suficiente sobre los sangrados menstruales abundantes.

El ciclo menstrual puede ser un reflejo de tu estado de salud, por eso, observar no solo la duración del ciclo, sino también la duración y características de tu sangrado (cantidad, color, textura…) nos proporciona una información valiosísima de salud global y menstrual.

Primero vamos a repasar como es un sangrado menstrual saludable:

  • La textura de tu sangre menstrual debería ser líquida y sin grandes coágulos.
  • Debe de ser un color rojo intenso y aparecer sin dolor.
  • Podemos sangrar entre 25 y 80 ml durante toda nuestra menstruación.
¿Qué es la menorragia?

Es un patrón de sangrado menstrual que se caracteriza por tener una pérdida de sangre de más de 80 ml o de más de siete días de duración.  A veces, puede incluso acompañarse de coágulos o anemia por deficiencia de hierro.

El sangrado menstrual intenso afecta aproximadamente a un 25% de las mujeres

Durante la perimenopausia (es el tiempo en el que el cuerpo comienza a hacer la transición adaptativa hacia a la menopausia) hay mujeres que experimentan sangrados menstruales de mucho más de 80 ml por periodo.

Si tus sangrados menstruales son abundantes, busca un diagnóstico

Mi consejo es que acudas a tu Ginecóloga/o de confianza para poder estudiar tu caso en profundidad en consulta.

Probablemente el especialista comenzará primero por hacer una buena historia clínica donde te preguntará acerca de tu ciclo menstrual, antecedentes ginecológicos, métodos anticonceptivos, hábitos de vida y salud emocional además de la exploración física. Posteriormente es posible que también realice una ecografía pélvica transvaginal y si lo considera necesario puede solicitarte una analítica con el perfil hormonal (a veces incluyen el estudio de la FSH, LH, PRL y pruebas de función tiroidea).

¿Por qué requiere de una evaluación clínica tan exhaustiva? Pues resulta, que estos sangrados menstruales abundantes pueden tener un origen o causa muy diversa.

Es cierto que habitualmente suelen producirse por un desequilibrio hormonal.

Pero también puede haya otros problemas de salud que estén mostrándose a través de tu ciclo menstrual, y ahí es dónde tu Ginecóloga/o descartará si realmente el origen es una causa más hormonal, ginecológica o sistémica.

Posibles causas de menorragia

Causas genitales/hormonales:

  • Problemas con la ovulación o ciclos anovulatorios. El endometrio aumenta demasiado su tamaño (puede suceder en adolescentes durante los primeros ciclos menstruales, en la perimenopausia, en el síndrome de ovario poliquístico).
  • Hiperestrogenismo o déficit de progesterona. Cuando se da este desequilibrio hormonal puede relacionarse también con dolor menstrual o dismenorrea y síndrome premenstrual o SPM…
  • Adenomiosis. Es una patología dónde el endometrio se desarrolla en la pared uterina, puede provocar dolor y menorragia.
  • Pólipos o fibromas uterinos. Pueden aparecer en el cuello del útero o en el útero y provocar mayor sangrado e incluso coágulos menstruales considerables.

Causas sistémicas:

  • Enfermedades tiroideas que pueden producir un desequilibrio en los niveles de estrógenos, LH y FSH.
  • Enfermedades endocrinas que producen alteraciones hormonales, como enfermedades adrenales, hipofisiarias o hipotalámicas.
  • Enfermedades hematológicas o problemas de coagulación. Como la enfermedad de Von Willebrand, deficiencias de factor VIII o alteraciones en la fibrinolisis. En estos casos la mujer suele tener sangrado muy abundantes desde que comenzó a menstruar.

Otras causas:

  • DIU de cobre, este método anticonceptivo suele provocar aumento de la cantidad de sangrado y dolor sobre todo durante el primer año de uso.
  • El uso de algunos medicamentos como anticoagulantes, aspirina…

 

¿Tus menstruaciones son abundantes o lo parecen?

Como contabilizar la cantidad de sangre menstrual

Aunque te parezca extraño, contabilizar la cantidad de menstruación es más fácil de lo que crees. Únicamente necesitarás curiosidad, un lugar para anotar tus observaciones y esta breve tabla para medir tu sangrado.

Dependiendo de los productos que utilices para la gestión menstrual equivaldrá a una cantidad u otra, así que vamos a ver:

  • Copa menstrual: es el método que te permite contabilizar de forma más sencilla. Dependiendo de la talla que utilices puede variar un poco, por lo que mi consejo es que puedas mirar su capacidad en la descripción del fabricante. Habitualmente, si tienes días de sangrado ligero, la copa suele recoger aproximadamente 10 ml. En cambio, cuando está completamente llena podría contener unos 25ml o más…

 

  • Compresas: las que son para flujo regular cuando están llenas tienen capacidad para 5ml aproximadamente. En cambio, las compresas de noche llenas pueden absorber entre 10-15ml dependiendo del modelo y fabricante.

 

  • Tampones: al igual que las compresas dependerán de su capacidad de absorción. Los que son para un flujo regular pueden llegar a absorber unos 2,5 ml, los súper unos 5 ml y el súper plus unos 10 ml aproximadamente.

Por tanto, el truco será ir anotando cada cuanto necesitas vaciar tu copa o cambiar de tampón/compresa durante todo el ciclo menstrual. Con toda esta información ya podrás saber si tus menstruación realmente se consideran abundantes o simplemente lo parecían. Si finalmente has podido confirmar que estás teniendo menorragia, gracias a la contabilización del sangrado podrás proporcionarle datos más exhaustivos a tu médico de confianza cuando vayas a realizar la consulta.

En definitiva, conocer el ciclo menstrual nos proporciona la posibilidad de responsabilizarnos aún más de nuestro bienestar. Nos permite detectar algunos problemas de salud (tanto a nivel global como menstrual) e incluso prevenir ciertas complicaciones a largo plazo.

 

¿Necesitas ayuda para mejorar tu menstruación?