¿Qué es la endometriosis?

La endometriosis es una enfermedad crónica, generalmente progresiva e incapacitante que afecta aproximadamente a 1 de cada 10 mujeres. Desgraciadamente, todavía a día de hoy es muy desconocida y infravalorada por la sociedad, de ahí la importancia de poder visibilizarla.

La endometriosis afecta a más de 2 millones de mujeres en España, 14 millones en Europa y 176 millones en todo el mundo.

Lo que sucede es que crece tejido endometrial fuera de su ubicación natural: el útero.  Este crecimiento anormal ocurre sobre todo en la cavidad pélvica pudiendo afectar a los ovarios, capas más externas del útero, las trompas uterinas. También puede afectar a nivel intestinal, riñones, uréteres, vejiga e incluso se han dado casos de endometriosis pulmonar y cerebral.

La endometriosis se puede clasificar en niveles o grados en función de las lesiones causadas y su gravedad. A día de hoy, la clasificación más utilizada es la de la ASRM (Sociedad Americana de Medicina Reproductiva):

  • Grado 1: endometriosis mínima
  • Grado 2: endometriosis leve
  • Grado 3: endometriosis moderada
  • Grado 4: endometriosis severa

Sintomatología de la endometriosis

El síntoma más frecuente de la endometriosis es el DOLOR. Suele ser un dolor de intensidad elevada (que en muchas ocasiones resulta incapacitante) y que además en algunos casos no cede con antiinflamatorios.  Este dolor puede coincidir con la menstruación, con la ovulación, durante todo el ciclo menstrual.

También pueden ser síntomas de endometriosis:

  • Dolor pélvico, abdominal
  • Dispaurenia (dolor durante o después de las relaciones sexuales)
  • Metrorragia (sangrado entre periodos)
  • Menstruaciones más abundantes
  • Infertilidad (afecta aproximadamente al 30-50% de las mujeres que la padecen)
  • Dolor y sangrado al orinar o defecar
  • Cansancio, fatiga y dolor lumbar.

Se ha identificado que el dolor característico de la endometriosis produce consecuencias negativas a nivel psicológico, fisiológico y social, influyendo en el desarrollo de malestar emocional como ansiedad y depresión

Se ha visto que hay mujeres que no presentan sintomatología alguna pese a tener un avance de la enfermedad alto, y por el contrario mujeres que padecen sintomatología intensa estando en grados iniciales. Por lo tanto, aunque lo normal sería esperar que en casos con un avance más rápido presentasen mayor sintomatología, no es una norma en la endometriosis.

El profesional que deberá realizar el diagnóstico de la endometriosis es el Ginecólogo y se basa principalmente en una buena historia clínica. Una ecografía transvaginal también puede ser de ayuda para visualizar los quistes endometriósicos en el ovario (endometriomas) y en algunos casos puede solicitarse una resonancia magnética en ciertas pacientes donde no se ha visto claro el diagnostico en la ecografía transvaginal.

El tiempo medio de diagnóstico de la endometriosis es de aproximadamente 9 años y se calcula que, para ello, la paciente visita una media de 5 médicos distintos hasta que se evidencia la enfermedad.

Esta situación, en muchas ocasiones provoca un estado de insatisfacción con el sistema de salud, un elevado coste financiero y una disminución de la calidad de vida de estas mujeres relacionada con el estrés, la incomprensión social, familiar e incluso médica. 

¿Cuál es el tratamiento para la endometriosis?

Lo cierto es que todavía no existe ningún tratamiento farmacológico que cure definitivamente la endometriosis, por lo que el objetivo suele ser evitar la progresión y paliar la sintomatología.

Sabemos que la endometriosis ni tiene cura, pero sí se pueden manejar los síntomas mediante un estilo de vida saludable.

En función de cada caso, antecedentes médicos, gravedad, sintomatología y deseo reproductivo de la paciente se pueden plantear diferentes opciones de tratamiento:

Analgésicos

Pueden ser útiles en caso de endometriosis leves. Únicamente ayudarán a paliar el dolor, pero no actúan frente a la endometriosis en sí.  Los fármacos más utilizados en estos casos son los antiinflamatorios no esteroideos (AINES). En el caso que estos últimos no funcionen bien, se puede valorar el uso de analgésicos opiáceos como el tramadol.

La pauta analgésica siempre debe ser recetada por un médico y acudir a los controles necesarios para poder ir ajustándola en función del umbral de dolor que esté experimentando la paciente.

Terapia hormonal

Existen diferentes tipos de terapia hormonal:

  • Píldora anticonceptiva oral combinada: puede utilizarse en casos de endometriosis leve. Al inhibir el ciclo menstrual natural, la cantidad de estrógenos es menor a la que segregarían nuestros ovarios, por lo que es posible que se disminuya el dolor y el sangrado.
  • Gestágenos: son hormonas similares a la progesterona y pueden ayudar a reducir o incluso eliminar el sangrado. Este tipo de tratamiento está disponible en diversos formatos como pastillas, inyecciones, implantes subcutáneos o dispositivos intrauterinos (DIU Mirena, Jaydess…)
  • Agonistas de la hormona liberadora de gonadotropinas (GnRH): esta hormona la función que realiza es detener la producción de estrógenos para evitar la ovulación y el crecimiento endometrial. Se podría decir que “induce una menopausia artificial”. Suelen administrarse únicamente 6 meses seguidos.
  • Danazol: este fármaco impide la liberación de las hormonas del ciclo menstrual y esto produce una “atrofia endometrial”. Puede ser muy efectivo en endometriosis severas que no responden bien otros tratamientos.

 

Quirúrgico

Dependiendo de la complejidad del caso, gravedad y localización de los implantes existen diferentes tipos de opciones quirúrgicas:

  • Laparoscopia: para poder realizar esta técnica, es necesario inflar ligeramente el abdomen con un gas inocuo para así poder insertar y trabajar con el laparoscopio (un instrumento con cámara y luz para poder ver los implantes). De este modo se extirpan las lesiones y se destruyen, para finalmente retirar el tejido cicatricial. La recuperación es mucho más rápida que en el caso de una cirugía mayor.
  • Laparotomía: se trata de una cirugía abdominal mayor. En este procedimiento extirpan los implantes, el inconveniente es que si las lesiones son muy pequeñas puede que no se vean bien en la cirugía. Si el caso lo requiere, durante la intervención puede extirparse el útero, los ovarios y las trompas.

 

Tratamiento natural

Se tratan de tratamientos alternativos o complementarios para ayudar a las mujeres a aliviar los síntomas de la endometriosis. Algunos de ellos son la acupuntura, las terapias nutricionales, la terapia menstrual…

En algunos casos de endometriosis ha sido el tratamiento de primera elección para la mujer obteniendo una mejoría muy significativa en la calidad de vida y en el progreso de la enfermedad, pero también hay casos más graves de endometriosis que la terapia natural no ha sido suficiente y ha requerido tratamiento médico.

Además de todos los tratamientos anteriormente nombrados, es de especial interés que estas mujeres puedan beneficiarse de un abordaje integral que incluya también la terapia psicológica y consulta con un profesional de la sexología.

Vivir con endometriosis

A la mayoría de las mujeres que padecen esta enfermedad, el síntoma que más les afecta es convivir con el dolor día a día. Muchas de ellas se encuentran con las dificultades ya comentadas en el diagnóstico, además de la incomprensión social, laboral, familiar o incluso de su pareja sentimental.

Desgraciadamente algunas de las mujeres afectadas por endometriosis se las tacha de exageradas por “quejarse de dolor menstrual” mientras que la enfermedad puede ir avanzando, y a su vez les puede ir generando limitaciones funcionales.

En el libro ¿Por qué la endometriosis concierne al feminismo?  la autora Tasia Aránguez Sánchez explica la desprotección jurídica en la que se encuentran las afectadas de endometriosis:

“Se ha sostenido que las enfermedades de alta prevalencia femenina, a fin de revertir su marginación, habrían de ser acreedoras de un tratamiento jurídico singularizado de acuerdo con el artículo 27 de la LO 3/2007 de igualdad. La situación de ostracismo de la endometriosis se expresa en su ausencia en el Real Decreto 1971/1999 que contiene enfermedades que son causa de discapacidad, a pesar de que la condición llega a ser incapacitante en estadios avanzados y produce marginación social al colectivo de afectadas. Esta situación de desprotección jurídica es compartida por la mayoría de las enfermedades feminizadas.”  

“La situación resultante para el colectivo de afectadas por la endometriosis es que muchas quedan relegadas al desempleo crónico a causa de la enfermedad, pero no pueden acceder a las protecciones que el ordenamiento jurídico ofrece a las personas con discapacidad. El desdén con que el derecho parece tratar a las enfermedades feminizadas podría calificarse de discriminación indirecta”.

Por eso, esta lucha nos concierne a todos y todas. Pacientes y sanitarios. La endometriosis es un problema social, que a día de hoy, todavía requiere de mayor concienciación, investigación y recursos.

Recuerda que si lo necesitas somos muchos los profesionales que podemos ayudarte.

Bibliografía

Quintero María Fernanda, Vinaccia Stefano, Quiceno Japcy Margarita. Endometriosis: Aspectos Psicologicos. Rev. chil. obstet. ginecol.  [Internet]. 2017  Oct [citado  2022  Mar  10] ;  82( 4 ): 447-452. Disponible en: http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0717-75262017000400447&lng=es.  http://dx.doi.org/10.4067/s0717-75262017000400447

Hernández-Valencia M. Diagnóstico de la Endometriosis. Perinatol Reprod Hum. 2009;23(1):25-29.

https://www.aragon.es/documents/20127/674325/trabajo_ganador_2017_segundo_premio.pdf/848a5372-da7f-1a1b-36fc-f5bdd1c52b28#:~:text=La%20endometriosis%20necesita%20del%20movimiento,hombre%20sigue%20siendo%20el%20centro.