Mi historia

Bienvenida, siéntete aquí como en casa.

Mi nombre es Érica y me gustaría contarte que es lo que me ha traído hasta aquí.

Desde pequeña siempre me fascinó saber cómo funciona nuestro cuerpo, de hecho, era fan de los libros «Érase una vez el cuerpo humano», los leía y releía…

Luego anduve un poco perdida, sabía que quería dedicarme a ayudar a las personas, pero había muchísimas profesiones que encajaban con este perfil así que imagínate…

Finalmente, la vida me llevó a estudiar Enfermería. Trabajar como enfermera me ha dado uno de los aprendizajes más valiosos de todos: ver, apreciar, sostener y sentir la VIDA.

Como empezó Habita tu ciclo

Fue durante las últimas prácticas de la carrera dónde entré más en contacto con la salud de la mujer. Gracias al rotatorio  que realicé atención primaria, en paritorios y maternidad… Me fascinó acompañar a mujeres, apoyarlas, informarlas y verlas empoderadas.

Mi mente hizo un click y pensé: «El mundo necesita más de esto.»

Recordé cuántas veces había tenido dudas sobre el funcionamiento de mi cuerpo, mi ciclo menstrual, acerca de la fertilidad y la anticoncepción. 

Trabajé en muchísimos servicios, urgencias, UCI, hospitalización, teleasistencia, geriatría… De cada uno de ellos me llevé grandes aprendizajes y alguna decepción.

Posteriormente me dije a mi misma que podía buscar alguna manera de acompañar a las mujeres de nuevo, y ahí comencé a trabajar en reproducción asistida y a formarme y especializarme en salud femenina.

Desde un nuevo lugar

Yo quería acompañar a mujeres a recuperar su salud y conocer su cuerpo.

De esa necesidad vocacional, fue como nació este proyecto que se había ido gestando paulatinamente, pero respetando mis tiempos y mis aprendizajes.

Habita tu Ciclo es un sueño materializado a nivel personal, profesional y social… Significa para mi poner mi granito de arena aportando todo el conocimiento adquirido a través de mi formación y experiencia para intentar mejorar la vida de las mujeres.

Formación académica y profesional